Logo positivo de GVC Gaesco en fondo transparente

Formación Financiera

Asesoramiento financiero

Cuando un inversor quiere invertir sin delegar la gestión de su patrimonio, pero ve que en algunos aspectos básicos de la inversión puede necesitar ayuda, la mejor opción que está a su alcance es la de recibir un asesoramiento financiero.

Un asesor financiero no solo va a ayudar al inversor con los aspectos más técnicos de la inversión, sino que le va a guiar en todo el proceso para que el resultado sea el más satisfactorio posible en función de las características del inversor. Otra de las ventajas de contar con asesoramiento financiero es que, antes de afrontar una inversión o siquiera tomar la decisión de considerarla, el inversor debe plantearse cuáles son los objetivos para los que quiere invertir y cuál es su perfil de riesgo para conseguirlos.

Así pues, un inversor puede encontrar valor en el asesoramiento financiero desde el planteamiento de qué hacer con su patrimonio hasta la consecución de sus objetivos a través de la inversión con una cartera diversificada que se adapte a sus requisitos.

Ahora bien, ¿cuáles son las fases que afrontaría un inversor en caso de escoger el asesoramiento financiero?

 

Fases del proceso de asesoramiento:

 

1. Fijación de objetivos. En función de la información que el inversor proporciona, se determinan sus objetivos a conseguir con la inversión tanto a corto como a largo plazo. Ejemplo: la fijación de objetivos es importante porque no es lo mismo que un inversor quiera comprarse un coche que pagarles la universidad a sus hijos.

2. Perfil de riesgo. En base a las necesidades y objetivos previamente definidos, se determina el perfil de riesgo del inversor con el asesor. Esto se lleva a cabo para poder tomar las mejores decisiones en términos de rentabilidad y riesgo y realizar la asignación estratégica de los activos más adecuados para la consecución de los objetivos cuando se diseñe la estrategia de inversión. Ejemplo: el perfil de riesgo puede ser conservador si los objetivos del inversor no requieren mucho dinero (precisa mas rentabilidad) o el horizonte temporal es corto.

3. Propuesta de inversión. El asesor presenta al inversor la cartera que ha confeccionado y los activos en los que le recomienda que invierta para poder cumplir sus objetivos con el objetivo de maximizar las ganancias y minimizar el riesgo dentro de su perfil. En definitiva, la cartera que mejor se ajusta a sus necesidades. Ejemplo: el asesor presenta una cartera equilibrada que invierte la parte de renta fija en bonos y la parte de renta variable en acciones.

4. Puesta en marcha y seguimiento. Se invierte el capital en la cartera propuesta para el cliente ejecutando la compra de los activos seleccionados en los pasos anteriores. El asesor realiza un seguimiento de dicha cartera mediante reequilibrios y reajustes periódicos. Ejemplo: se ejecutan las órdenes de compra de los bonos y acciones, y a los 6 meses se revisa con el asesor qué comportamiento lleva con una serie de gráficos y tablas y se proponen los cambios necesarios para asegurar la consecución de los objetivos.

 

Ventajas de contar con asesoramiento:

 

Por último, existen una serie de ventajas que le otorgan un gran atractivo al asesoramiento financiero para todos aquellos inversores que precisen de cierta ayuda en sus decisiones de inversión:

  • Relación de rentabilidad-riesgo. Ayuda al inversor en la consecución de la mejor rentabilidad posible sin asumir un exceso de riesgo y siempre dentro de su perfil inversor.
  • Ayuda en conocimientos técnicos y seguimiento de mercados. Apoyo del asesor con conocimientos técnicos que puedan mejorar la toma de decisiones y proveer con información sustentada en analistas para poder actuar con la mayor información y conocimiento del entorno actual posible.
  • Disposición del asesor. Acceso prácticamente ilimitado del inversor a su asesor para consultarle cualquier duda que pueda tener.
  • Posibilidad de ejecución de ordenes con la mayor agilidad y precisión a través de los sistemas informáticos dentro del asesoramiento.
  • Información de la evolución de la cartera. Actualización del comportamiento de la cartera del inversor con la mejor información posible para poder tomar decisiones acordes.

El fin último del asesoramiento financiero es acompañar al inversor en su proceso de inversión y mejorar la experiencia de este.

Más formación financiera

Diversificación

A la hora de invertir nuestro dinero debemos ser conscientes de qué podemos controlar y qué no, y cómo podemos mitigar lo que no podemos

Leer más »

Te ofrecemos herramientas e ideas que te lo pondrán muy fácil:

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.